AEROPUERTO LLEIDA-ALGUAIRE_B720







Aeropuerto Lleida-Alguaire
b720 / Fermín Vázquez


Ubicación: Alguaire, Lérida, España
Equipo: Fermín Vázquez, Peco Mulet, Mónica Xampeny, Zelia Alves, Daniel Valdés, Iván Arellano, Gemma Ojea, Magdalena Ostornol, Egbert Oosterhoof, Sandra Palou, Jaime Luaces, Alessandro Zanchetta, Ángel Gaspar (maquetas)
Inicio obras: Febrero 2008
Término obras: Enero 2010
Superficie: 4.942m2
Ingeniería aeronáutica: Aertec
Cliente: GISA
Cliente: Aeroports de Catalunya, PTOP
Constructor: UTE Alguaire ( Dragados / Obrum )
Dirección de obras: PFM
Estructura: Aertec
Instalaciones: Aertec


El programa de necesidades incluye un edificio terminal, la torre de control y dos espacios destinados a talleres. El proyecto busca la unión de los tres programas mediante un único gesto visual capaz de encontrar un equilibrio entre evitar el aterrizaje de un artefacto extraño sobre los campos de Lleida y no perder el carácter de referencia reconocible en el paisaje. Una gran envolvente a modo de manto continuo cubre el edificio y unifica sus diversas funciones y estructuras, plegándose a ambos lados de la torre de control para dibujar el cuerpo vertical.






Sobre la superficie limpia y amplia de los campos de cultivo, fragmentada únicamente en su mismo plano por las texturas de los diferentes colores, no se busca una referencia a las habituales metáforas formales referidas a las alas, las aves o al mundo de la aerodinámica y la tecnología. En este caso, la combinación de acabados -vegetales, madera y chapa microperforada lacada- proporciona un conjunto de texturas y tonos que remiten al carácter próximo del entorno agrícola de Lleida y vincula el aeropuerto al territorio en el que se inserta. La traslación, cambiada de escala y regularizada, de los colores de las parcelas de cultivo de Alguaire a la cubierta y la fachada no pretende un mimetismo de camuflaje, sino una alusión directa al carácter del terreno, a su identidad. Un canto de chapa de acero cor-ten empaqueta el espesor de las capas de cubierta, estructura y el falso techo para materializar la lectura precisa de un plano grueso que se proyecta sobre las fachadas.

El edificio terminal, que filtra al usuario del lado tierra al lado aire y viceversa, se soluciona en una sola planta unificando las circulaciones en un mismo nivel. El vestíbulo principal aprovecha la mayor altura libre, la luminosidad creada por la ondulación de las franjas de la cubierta y la relación visual con el exterior para vincular los diferentes espacios y orientar al pasajero en todo momento.

Un muro cortina acristalado de suelo a techo delimita la zona de pasajeros. Un sistema de soporte desde la parte superior libera de obstáculos la visión a la altura del usuario. Los grandes voladizos, sumados a la utilización de vidrios eficientes de control solar, aseguran una óptima protección solar sin requerimiento de elementos complementarios. Por otro lado, dos bloques técnicos opacos, entendidos como volúmenes compactos cubiertos por el orden superior de la cubierta, alojan las dependencias que necesariamente deben estar separadas de los espacios diáfanos.
La torre de control, de 42 metros de altura, engloba e integra arquitectónicamente los proyectos de la terminal y los edificios anexos mediante el pliegue de la cubierta. Una doble piel traslúcida homogeniza y protege los huecos interiores. El fanal superior, pieza de geometría predeterminada e invariable, se asume como un elemento técnico más

















 © Nelson Garrido

  © Nelson Garrido


© Nelson Garrido


  © Nelson Garrido

  © Nelson Garrido

  © Nelson Garrido

  © Nelson Garrido

  © Nelson Garrido

  © Nelson Garrido

  © Nelson Garrido


  © Nelson Garrido


















web b720: http://www.b720.com/








No hay comentarios:

Publicar un comentario